Recibe hakuna en tu mail

jueves, 29 de marzo de 2012

MEDIOS, MEDIAS Y MIEDOS... CETOSIS

 MEDIOS, MEDIAS Y MIEDOS…

CETÓSIS


Me da miedo que los medios anden a medias y no asuman su compromiso social con México.

Los medios que usan los malos para infundir miedo, hacen que el ánimo y el interés ande a medias.

Sin medias tintas, ni el miedo ni los medios deben ser factores que influyan determinantemente en el resultado del próximo julio.

En medio de una lluvia con granizo primaveral, y en un pedacito de tiempo libre, aprovecho para reflexionar sobre lo que nos espera los próximos 90 días:

1.-Una saturación espectacular de anuncios y propaganda, ya tuvimos una pequeña antesala con Héctor Bonilla y las autoridades electorales, si ya se habían hartado, será mejor que le apaguen a la tele, porque la avalancha se desbordará.

2.- Una contienda formal y otra informal que tienen reglas perfectamente establecidas, sin embargo nos empeñamos en ignorarlas, sabotearlas e interpretarlas, cuando lo que tenemos que hacer, es cumplirlas.

3.- Muestras de diferentes tamaños y colores de lo descompuestas que andan las cosas y, eso espero, destellos de lo que puede ser un intento serio y bien cimentado de buscar la confianza popular, el consenso y el bien común. La medida será que quienes compiten lo hagan por convicción de que pueden aportar para mejorar.

4.-Descalificaciones, promesas, compromisos, propuestas, esperanzas, aderezadas con la creatividad de los “expertos” en marketing que se han apoderado de las campañas electorales como uno de sus principales botines.

Por mi lado, coincidentemente arrancando el periodo de campañas, he decidido dejar de comer y no porque vaya a hacer huelga de hambre en protesta a cualquier cosa –finalmente estaría perfectamente justificada- sino porque durante los próximos 3 meses y bajo una estricta supervisión médica me retaré a mi mismo a cumplir a pie juntillas con un tratamiento que me ayude a perder los kilos que cargo de más.

Será un reto impresionante, tendré que hacer cosas que no están en mi catálogo de malos hábitos, deberé renunciar a todo aquello que hoy es una de las bisagras de mi actividad cotidiana, tendré que adquirir hábitos y costumbres virtuosas que me ayuden en este proceso y me encarrilen para el resto de mi vida a una existencia ordenada, sana y provechosa. Todo esto lo hago por mi propia voluntad y convencido de que es lo mejor para mí y de paso para los que me quieren y me rodean.

Mi cuerpo entrará en una situación metabólica denominada cetosis, en la que debido al déficit de carbohidratos la grasa se convertirá en la fuente de energía, es decir, usaré mis propios recursos para transformar lo malo en bueno y obtener la meta deseada, aunque de nada serviría si no me comprometo a cambiar mis hábitos y a comprometerme con mi salud.

Si pudiéramos hacerle cetosis a México y al mismo tiempo adquirir como sociedad hábitos que garanticen nuestra salud, seguramente nos curaríamos de algunos males, detendríamos el crecimiento de otros y controlaríamos aquellos incurables pero si atendibles.

En fin, se trata de un tratamiento efectivo si lo haces bien, el tema es lo que sigue, el compromiso con el bienestar y evitar la recaída del rebote.

En ambos casos los resultados serán evidentes y como diría José Feliciano, ya veremos.

P.D. (MIL GRACIAS AL CERVI POR SU FINA PRESENTACIÓN)

No es la dieta del Dr. Atkins eh…

Algo si me queda muy claro, en México, somos expertos en sacarle la vuelta a las normas, tenemos una predisposición muy arraigada a buscar acomodarnos de tal forma que podamos darle vuelta a lo que tenemos que hacer y si no vean que relajo con las normas electorales.

A mis queridos amigos de la calle de Carranza, de tránsito, a Don Esteban, al glotón, a la hormiguita, Don Carlos y las fodongas, al güero del mercado Morelos, a los huaraches de tianguistenco, a la Millán, a Santa Clara, a la presumida, a los cochinitos y los espartacos, al pichi, a la vaquita… en fin: stand by.


@gusvazquezlopez

Gustavo Vazquez Lopez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario