Recibe hakuna en tu mail

martes, 18 de junio de 2013

DECEPCIÓN NACIONAL

DECEPCIÓN NACIONAL
EL PRIMER GOL
TIEMBLA!!!
La capital del país me dio un agitado recibimiento en esta etapa de vecino temporal: -jamás dejaré mi residencia, ni mis querencias choriceras- tembló y su servidor  ni en cuenta,  y como en la recién habitada morada no hay ni un florero de adorno, pues tampoco hubo un indicio ruidoso que me lo hiciera saber.

Así, mi primera noche como residente habitual fue movida y yo ni me despeiné (estaría difícil hasta con un tsunami), será que habré salido de la provincia ¡pero la provincia aún no sale de mí!

Habituado a la capital desde niño, ya fuera porque veníamos a acompañar a mi papá, al doctor, a la compra o posteriormente a la escuela, la gran ciudad no me es nada ajena, aunque siempre me asusta que hay algo por conocer o de plano desconocido para todos.

En fin, como sea a todo me he habituado en la vida y creo que esto no será la excepción, espero que el DF opine lo mismo.

Aun así, no dejo de sentirme abrumado, con decirles que la primera vez que entré a Los Pinos pregunté: ¿no hay perro?...


La selección nacional de futbol de vez en cuando me permite hablar bien de ella,  en el caso de los dos campeonatos Sub 17 o la medalla de oro en las olimpiadas, pero fuera de ello, procuro no hablar, pues ante lo evidente no hay mucho que decir, sólo que si el Chepo tuviera por encargo seleccionar a una escueta pero efectiva representación nacional para dar pena generalizada, pues entonces él y sus seleccionados, estarían haciendo muy bien su trabajo.

El fútbol es más que el deporte nacional, es probablemente un vértice de los mexicanos, un punto de encuentro, un dirimidor de pasiones y un eliminador de credos o clases sociales.

El fútbol me permitió entender desde muy niño que no hay nada como estar en un buen equipo  ya fuera que me escogieran al último, por volado o de plano me tocara ser banca, siempre me ha gustado ser del equipo ganador, cuenta de ello dan el Roy Villar, Lalo Acra, Omar Mendieta, los Mochis, Carlos Pliego, Jorge Becerril, Lalo Gómez y Fabián su hermano, Polo Montes de Oca, Juan Ozuna, el Chispa, Alviter y los entrenadores Ramón y Emeraldo, también desde luego mi compadre Jesús, Froy, el Chore y el Nariz, todos potencialmente profesionales del fut, se decantaron por una vida menos ufana y hoy  todos son hombres de bien.

Mi primer gol no lo voy a olvidar jamás, fue el del gane en la cascarita del recreo en la primaria, pero creo que además de mí nadie lo recuerda, sin embargo el primer gol de todos habla mucho de lo que podemos llegar a ser, pues sí fuimos capaces de hacer algo por primera vez en un escenario tan complicado como puede ser el patio de la escuela, somos capaces de hacerlo cualquier otra ocasión en cualquier  lugar.

Ojalá estos decepcionadores profesionales lo recuerden y entiendan que aunque no los hayamos elegido, representan a la afición y de algún modo al país.

 
PD.
Superman también me decepcionó pero a otro nivel. Me decepciona la gente que cambia y se amarga, la que se aleja y te deja de hablar y la que recuerdo de un pasado distante que ya no es igual cuando la reencuentro, así me decepcionó la nueva peli de Superman, ahora sí que "¡Cómo has cambiado mi Clark!"…

No hay comentarios:

Publicar un comentario