Recibe hakuna en tu mail

martes, 17 de noviembre de 2015

ESTRELLAS DE LAS REDES; LOS CAMINOS DE LA GORDURA I; PARIS Y TRONOS


Tengo la fortuna de que muchos de ustedes, mis queridos lectores, me conozcan y los conozca, esta vez, la estadística de éste blog indica que ha sido leído en México, Estados Unidos, Australia, Chile y Alemania, hasta allá, mi gratitud sincera. Vivimos definitivamente en otra época, cuando comencé a escribir el Hakuna Matata en la revista Certeza que dirigió mi querido hermano Manolín, sabía que esos 3000 ejemplares podían o no ser leídos ese número de veces, al menos ese era mi ideal, hoy gracias a la maravillosa Internet sé cuántas personas, en qué lugares y hasta a qué hora me leen, así he identificado que los títulos de los hakunas son muy importantes para alcanzar un buen número de lectores pero que además es importante el momento del día en que lo publico, el contenido, que es lo que siempre resulta más complicado tiene que ver con mi ánimo y con el ánimo popular, hablar de lo que todos hablan no es sencillo, por el contrario requiere de mucha honestidad, de autoconocimiento y de valor, para que en mis palabras y en mis opiniones se reflejen y se contrasten las de ustedes.

Esta nueva manera de utilizar a las tecnologías de la información para comunicarnos, para difundir nuestras vidas como si fuéramos todos estrellas de rock o celebridades, ventilando nuestras vidas privadas y nuestras opiniones para que quien lo decida tenga a la mano esa información, debe ser utilizada sin miedo, pero con mucha cautela y responsabilidad, no hay nada que se pueda borrar cuando ha sido publicado en la Internet, podemos eliminarlo de nuestros perfiles, corregirlo, incluso solicitar a las redes donde se ha publicado que sea suprimido y con suerte lograr que desaparezca, pero siempre existirá la posibilidad de que siga ahí, en la memoria virtual de alguien, de quien sea.


GORDO

¿Cómo decir que la vida me ha hecho gordo? ¿A quién atribuirle o incluso culpar por mi gordura? ¿En qué momento asimilé esta enfermedad y cómo he convivido con ella tanto tiempo?

No nací gordo, casi nadie lo hace, de hecho fui un bebé muy pequeño, pesé apenas 2.5 kilos y medí 46 centímetros, todavía tengo algunas fotos de mis primeros años y no era particularmente regordete, ya por cuarto de primaria comenzó a definirse mi talla, me empezó a quedar la ropa de mi papá y para el sexto año de primaria era talla 32, excuso decir que para la graduación de la secundaria tuvimos que improvisar con el closet de mi padre, lo mismo ocurrió cuando comencé a usar trajes y camisas de corbata para las fiestas, nada me quedaba, ni me asentaba con comodidad.

A los 16 años, cuando la gordura ya era parte de mi vida y era conocido por ser de los gorditos de la generación de la prepa, mi mamá comenzó a llevarnos con toda clase de tratantes de este mal, desde nutriólogos hasta chocheros, comenzó mi largo peregrinar por las dietas, que no solo suprimían de mi alimentación lo que regularmente era su base, sino que imponían restricciones que provocaban ansiedad, desolación y angustia; no era sino hasta ver los avances o los resultados que me empezaban a dar ganas de seguir, claro, buscando siempre darme una pequeña retribución por los logros obtenidos, que no era más que los pasos obligados a la vida sana.

Pero, detengámonos un momento en cuarto de primaria, me refiero a los 8 y 9 años de edad, ¿Que comía, en qué cantidades, cada cuánto?, mi familia, ya para ese entonces conformada por papá, mamá y 3 hijos, era una familia normal, mi madre era quién se dedicaba a la atención de los hijos, a nuestra educación y alimentación, mi papá comía con nosotros de vez en cuando, sin que hubiera una rutina para ello, excepto que cuando venía papá a la casa, tomábamos coca-cola, lo que era poco menos que el paraíso; el día comenzaba con el forzado vaso de leche con nescafé o chocolate, azucarado y frio de preferencia, la mitad de una torta, la otra mitad era de Manolin, de camino a la escuela, recorrido que hasta la universidad hice caminando por cierto, a las 12 del día era el lunch en la primaria Carlos Hank González, que hasta cuarto año, me comía casi todos los días, me daba tiempo para hacerlo y poder jugar cualquier cosa, policías y ladrones, combate, las trais o fútbol, actividad para la que era medio maleta y por tanto pronto decidí dedicarle todo el tiempo del recreo, dejando a un lado el lunch, que era una torta de jamón, salchicha o de guisado y un vaso con agua de sabor.

A partir de ese año, cambiamos de casa y de rumbo, pero no de escuela, caminábamos más, además a partir de ese año, comenzamos a tomar religiosamente refresco en bolsa a la salida; la comida en la casa siempre fue muy sabrosa, basta y variada, mi mamá es una excelente cocinera, todo le queda sabroso y todo tiene su toque, ella ama con la comida,  no regala nada más que pasteles, galletas o tu platillo favorito; comíamos delicioso, sopa, guisado y de vez en cuando postre.

Por esos años, comenzamos a ir a clases de natación, lo que implicaba que comiéramos llegando de la escuela, un par de huevos tibios y que la comida fuerte la hiciéramos regresando a casa después de las clases vespertinas, lo que cambiaba un poco el menú, sándwiches de 3 pisos, tortas de jamón con queso amarillo fundido y, como siempre, desde más niños, comíamos muy seguido palomitas de maíz hechas en una ollita que todos cooperamos para comprar y que a la fecha sigue siendo mi olla palomera preferida.

La cena eran quesadillas con queso “Sanpanchero” como le dice mi mamá, es un queso fresco con poco suero que derrite muy bien y que desde ese entonces, sus parientes le traen desde San Francisco del Rincón en Guanajuato, la tierra de mi abuelo.

No era particularmente antojado ni consumidor en exceso de golosinas o comida chatarra, amaba las hamburguesas y malteadas de vips, aunque me comía la que fuera a la primer oportunidad, incluso en el desayuno, lo que ocurría con suerte una vez cada 3 meses.

Como podrán darse cuenta, no era un tragón desmedido ni un niño antojado, de más pequeño fui más bien melindroso, no comía nada, lo que provocaba enojos y regaños, creo que de haberlo sabido, no se hubieran enojado tanto.

En fin, hablar de gordura y sus consecuencias no es cosa fácil ni corta, por lo que les propongo continuar la próxima semana.



PARIS.

Negado a conocerlo por el miedo irracional a los aviones, ya no conoceré el Paris que conocieron todos los que me han platicado de él, será uno distinto, maltratado, ofendido, temeroso, orgulloso; tengo claro que los franceses y los norteamericanos son distintos, lo son los parisinos y los neoyorquinos, lo son también los madrileños, supongo que no hay muchas maneras de reaccionar ante el terror, solo espero que la razón y el amor, superen esté duro y crucial momento, que es un escalón más, uno muy grande que nos hace suspirar y pensar con gran desolación ¿Qué sigue?



GAME OF THRONES.

Estoy literalmente atrapado en la serie, el poco tiempo que tengo libre entre el trabajo y la familia, se lo dedico a pedazos de esta serie, ya olvídense de leer, me es imposible si quiero ponerme al día pronto.

Solo una cosa tengo que auto reclamarme, debí haber leído el primer tomo antes de hacer caso a una elocuente recomendación para un regalo de esos en donde se quiere quedar bien, tuve que haber sabido que el protagonista más entrañable e icónico es Tyrion Lannister, en fin, mecae que en ese entonces no sabía de qué se trataba, aunque al final no es tan malo, pues el tremendo "halfman" es un excelente estratega, solo espero, ahora que voy en el capítulo 3 de la segunda temporada, no seguir regando el tepache (gulp).


Es política pura, la quiero, me gusta, está muy bien hecha, no tengo nada que reclamarle, solo espero algún día tener la oportunidad de leer la saga completa.











No hay comentarios:

Publicar un comentario