Recibe hakuna en tu mail

martes, 20 de diciembre de 2016

HAPPY. DE MALAS


Dios da y quita.
Nació Allegra, hermana de Paki mi ahijado e hija de Caro y Paco mis adorados compadres, Bienvenida querida niña, nos hubiera gustado que el mundo estuviera un poco más presentable a tu llegada, pero está un poquito descompuesto, a pesar de eso, es hermoso, sobre todo si aprendes a disfrutarlo, si lo caminas y no lo corres, si lo abrazas y no lo asfixias, es un mundo recíproco, lleno de energía, te va a regresar el doble de lo que le des, por eso dale solo cosas buenas.

Te voy a decir la verdad, busca, lucha siempre por ella, nada más que la verdad, habrá momentos de angustia, de tristeza, incluso cuestionarás muchas cosas, pero siempre vas a estar protegida, mucha gente te quiere y te vigila, toma de cada uno de nosotros lo mejor, úsanos, aprovecha las brechas, que aunque maltrechas ya hemos recorrido, tus papás, tu hermano, tus abuelos, tías, tíos, primos y muchos amigos estamos aquí para ti.

Te deseo que crezcas a tiempo, sin prisas, el mundo sigue girando al mismo ritmo, pero cada vez somos más impacientes, tómalo con calma, aquí va a seguir mañana, ya eres muchas cosas y apenas vas abriendo los ojitos, algo tomarás de aquí y de allá, pero no olvides que eres única y especial, mientras tanto, deja que te imaginemos siendo tantas cosas, así es la vida Allegra. Fuiste Happy todos estos meses, así te llamaban tus papás, eso eres para todos, felicidad pura, invariable y permanente. 

DE MALAS
La decembrina es una época en la que se exageran los sentimientos, nostalgias, tristezas, alegrías, rencores, perdones, deseos, frustraciones; todo mundo anda acelerado, los lugares lucen llenos, el agobio invade las calles, el caos reina en los centros comerciales, plazas, mercados o cualquier otro lugar en el que se pueda comprar lo que queremos dar en esta época, comida, regalos, de cualquier tipo, pero regalos; suele ser una época en la que podemos ponernos de malas por cualquier cosa.

Calma, respiren profundo, hakuna matata, comiencen por regalarse paz interior, paciencia y comprensión. Luego generen satisfacciones, hagan las pases, lo he intentado con seres queridos y ha funcionado en algunos casos, de todas formas mi corazón sigue abierto para aquellos que todavía no se deciden; lloren poco, menos de lo necesario, ríanse mucho, más de la cuenta, abracen y besen de todas las maneras posibles, coman de todo pero poquito (así dicen todos los flacos) disfruten el descanso, la familia y la época.

Hay muchas razones para ponernos de malas, busquemos pretextos para no hacerlo.

P.D.
Cumplí 39 años, transcurrió un año extraordinario, lleno de anécdotas, de aprendizaje, de oportunidades, de sorpresas, estoy muy agradecido con quienes me dieron la vida, con quienes la facilitan y la motivan e incluso con quienes la mortifican o complican, cada parte de mi vida la hace lo que es. Los quiero.





No hay comentarios:

Publicar un comentario